*

EZLN a 20 Años / El Universal

El obispo Felipe Arizmendi dijo que el EZLN continúa vivo como una organización social y política

A 20 años del levantamiento zapatista, el obispo Felipe Arizmendi Esquivel consideró que éste fue un grito de reclamo al país, por la marginación secular de los indígenas.

“El EZLN sigue vivo, no ya como una opción militar, sino como una organización social y política que lucha por una vida digna, es un esfuerzo por demostrar que es posible la autonomía, sin dependencia del gobierno”, dijo.

Ayer, hizo un recuento del camino andado durante este año, tanto a nivel personal y familiar, como eclesial y social.

Sobre la migración, expuso que en 2013 no se detuvo la migración de los chiapanecos hacia el norte del país, Quintana Roo y Estados Unidos, lo que significa que ya no les rinde buenos ingresos el trabajo del campo.

Por lo que, dijo, “es una prioridad la atención oportuna al campo y a la madre tierra, para procurar ante todo la autosuficiencia alimentaria y la protección al medio ambiente”.

En lo que se refiere a la migración extranjera, explicó que este año el paso de centroamericanos por Chiapas sigue su flujo ordinario, a pesar de todos los muros y barreras que pone Estados Unidos.

Pero “tampoco se detienen los abusos contra ellos por parte de bandas de maras, por criminales ordinarios, por las organizaciones de narcotraficantes. Es lamentable la falta de respeto a sus derechos”, señaló.

Autoridades, rebasadas

Es preocupante, subrayó Arizmendi, que las autoridades sean rebasadas por los delincuentes y no se les cuide como personas y como hermanos que son, “es vergonzoso que nuestros legisladores no propongan alternativas legales para que transiten por el país en forma segura”.

Pero también lamentó que los legisladores republicanos se hayan resistido a aprobar una primera reforma migratoria en Estados Unidos, que abriría el camino para una posible nacionalización de 11 millones de migrantes, la mayoría mexicanos.

Consideró que “los intereses políticos partidistas valen más que los derechos humanos”.

Otro asunto importante en este año, refirió, es que el Congreso aprobó diversas reformas “que algunos consideran importantes para el crecimiento y desarrollo del país, mientras otros las juzgan como una amenaza a los bolsillos de los pobres”.

Asimismo, continuó, como una pérdida del dominio sobre los energéticos y como un riesgo de que algunos maestros pierdan su empleo en las aulas. (Notimex)

jlr